Cómo cultivar cactus

Los cactus se encuentran en casi todas las partes del mundo, incluso si su origen es más americano.
 

¿Qué son los cactus?


Con el nombre de cactus comúnmente se llaman todas esas plantas que son parte de la familia Cactaceae.
Los cactus también se llaman plantas suculentas o plantas capaces de retener una buena cantidad de agua necesaria para sobrevivir incluso en largos períodos de sequía. Gracias a esta peculiaridad, los cactus tienden a ser particularmente carnosos tanto en el tallo como en las hojas. Los cactus son plantas xerófilas, es decir, plantas que se asientan bien en lugares áridos y desérticos donde el agua casi nunca está presente.
Más de 3000 especies son parte de la familia Cactaceae. Los cactus son fácilmente reconocibles gracias a la presencia de espinas que representan las hojas. Muchos tipos de cactus tienen espinas enganchadas, molestas y con frecuencia dolorosas incluso si se tocan entre sí. Este tipo de planta puede tener un tamaño mínimo de un centímetro pero incluso puede alcanzar los veinte metros de altura. Su forma puede variar y crecer verticalmente con un eje columnar, o globosa o plana. Los cactus son apreciados por su particularidad ornamental y por su fácil cultivo.

 ¿Dónde cultivar cactus?

Los cactus viven bien en ambientes soleados. Para que la planta crezca uniformemente, es necesario dejar que el sol llegue a cada lado del cactus; si es necesario, es aconsejable recurrir a la rotación de la planta. Si el cactus comienza a tener un color anormal que tiende a rojizo, debe moverse inmediatamente de su posición porque recibe demasiado sol. Durante el invierno, si el ambiente en el que se encuentra el cactus se calienta excesivamente, es aconsejable colocar la planta en un lugar menos cálido para evitar que pase al período vegetativo con anticipación. El cactus soporta muy bien el calor y también las bajas temperaturas, aunque es preferible no bajar de 10 grados.

Cómo cultivar  los cactus?

Muchos cactus, así como muchas suculentas, son capaces de adaptarse muy fácilmente incluso a situaciones muy complejas desde el punto de vista climático, por lo que pueden sobrevivir incluso en casas donde la humedad relativa es bastante baja (entre 10 y 30 por ciento).

Este tipo de planta solo requiere cantidades modestas de agua y fertilizantes, pero en cambio necesita abundante luz. Por lo tanto, debe colocarse en un lugar luminoso, posiblemente cerca de una ventana soleada. Si la luz natural es insuficiente, puede aumentarse mediante el uso de luz artificial. Un tubo fluorescente blanco frío o una combinación de tubos fluorescentes blancos ligeros y naturales dará buenos resultados, especialmente si se coloca entre 6-12 cm por encima de las plantas, y se mantiene por encima de ellos durante 14-16 horas al día.

Cuándo y cuanto regar los cactus

Otro aspecto muy importante a considerar seriamente con respecto al cultivo de cactus, se refiere a la frecuencia con la que regarás el espécimen presente en tu hogar. Antes de regar el cactus, de hecho es aconsejable comprobar de antemano si el suelo está seco. Debe irrigarse con cierta frecuencia, especialmente durante los meses de crecimiento durante los cuales necesitan más cuidados y atención. En invierno, el agua se debe verter escasamente, para permitir que el cactus esté período de descanso. Solo un ‘sorbo’ puede ser suficiente por una vez (máximo dos) por mes, si es necesario y si el cactus se ha colocado en un lugar cálido y soleado. Por lo tanto, es aconsejable ajustar de acuerdo a las condiciones.

Es muy importante que los cactus tengan drenaje, que las macetas tengan agujeros grandes y colocar en el fondo de ellas piedritas.

El sustrato para el cultivo de cactus debe ser poroso, permeable y suelto.

Cómo fertilizar un cactus

En cuanto a los fertilizantes , las opiniones de los biólogos son muy diferentes; de hecho, hay quienes recomiendan fertilizar solo una vez al año, y aquellos que lo hacen durante el período vegetativo. Lo cierto es que el cactus no debe ser fertilizado durante su período de estasis vegetativa, cuando ni siquiera debería ser regado.

Las dosis relacionadas con los fertilizantes , obviamente varían según el producto utilizado y, por este motivo, varían de acuerdo con la marca en la que decidirá confiar. Algunas personas prefieren cultivar el cactus fuera de la casa, colocarlas en macetas durante la temporada de crecimiento, luego reintroducirlas en la casa para su almacenamiento durante el invierno y, por lo tanto, durante la temporada en que no se desarrollan.

Los cactus pueden convivir perfectamente con suculentas. Actualemente se usa mucho colocar juntos en macetones bajos con algunas piedras. Podemos ver cómo podemos organizar y cómo conviven perfectamente cactus y suculentas.

Las plantas pueden lucir juntas todo su esplendor. Sin dudas hoy día tanto los cactus como las suculentas son muy elegidas tanto para decorar el interior como el exterior de una casa.

Podemos ver aquí algún ejemplo de decoraciones nórdicas minimalistas donde se han incorporado cactus.

Como verán los cactus son muy bonitos solos o acompañados de suculentas. No solo son apreciados por su estética sino que porque son fáciles de cultivar. A no dudarlo!  Ya hemos comprobado que tienen dos puntos importantes a favor, son fáciles de cuidar y además nos regalan siemore su color verde…y si tenemos suerte…alguna flor!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *