Tinder, la aplicación que mediante algoritmos te dice cuán atractivo sos

” Espejito, espejito, ¿dime quién es el más bonito?”, frase que lejos de ser banal, atraviesa como una incógnita o duda a la mayoría de las personas, no sólo por una cuestión narcisista, sino, sobre todo, en los intentos de gustarle al individuo deseado. Sin embargo, Tinder puede resolverlo fácilmente con un algoritmo : la fría matemática al servicio de la relativa estética. ¿Es realmente posible?

1405526712000-Tinder-Logo

Muchas veces se ha escuchado a los usuarios de estas apps geosociales, en plena búsqueda del amor o una pasión pasajera, que no funcionan, que se realizan emparejamientos con gente que por lo menos no les parecen atractivas o interesantes. En fin: una pérdida de tiempo.  Cuestión que se supone mejoraría en base a la cuantificación del atractivo, que sí existe, pero que por lo general no se puede acceder a ella.

o-TINDER-APP-facebook

Tinder: una opción de aplicación

Desde Tinder aseveran que para tan delicada cuestión esgrimen el sistema de puntuación Elo, ligado al ajedrez y al juego de posibilidades : todo lleno de números y estadísticas. Lo que se trata de hallar con esto es que la fórmula resuelva el mayor número de emparejamientos o enlaces posibles.

Por su parte, y matizando un tanto las críticas, Sean Rad, CEO de Tinder, aclara que el algoritmo no sólo tiene en cuenta el atractivo superficial, meramente estético en el sentido estricto, sino también nuestros gustos, divertimentos, etc. Es decir, por todo nuestro perfil, más allá que el individuo deseado pondere en forma positiva nuestras fotos; en qué medida el deseo se podría mantener vivo y candente al margen de esa imagen que con tanto esfuerzo tomamos, con la pose adecuada y tratando de mitigar hasta la mínima imperfección.

Mirar aquí  Tutorial para compartir libros en Google Play Books

Cuestión para debatir largamente para el caso de esta app: ¿Realmente es conveniente que la valoración se mantenga interna o es preferible que el usuario la sepa, a riesgo de tener un ego mancillado ? Una encrucijada que podría definir, más allá de su realidad actual, el futuro de una aplicación que hoy en día millones de personas utilizan para conocer gente.