Cómo instalar una lavadora correctamente

Todos quieren (o tienen) una lavadora en su casa, porque es sumamente práctico y más barato limpiar la vestimenta uno mismo. Sin embargo, el hazlo por tu cuenta no se reduce a eso: aquí te contamos cómo instalar una lavadora correctamente, sin necesidad de ningún servicio técnico.

Cómo instalar una lavadora de modo adecuado

Muchas veces la complejidad desde la lejanía o el desconocimiento puede parecer exorbitante y, sin embargo, leyendo algún manual de instrucción y con alguna explicación sumaria cualquier usuario puede instalar correctamente la lavadora en su hogar. Te ahorrarás el servicio técnico, conocerás un poco de la naturaleza del artefacto y, de paso, tampoco molestarás a algún amigo, familia, vecino o simplemente conocido que sepa.

  • Elige el sitio correcto: Este es el primer paso y no es poco importante, ya que una lavadora no se puede emplazar en cualquier parte. En el mismo no se pueden producir cargas desiguales, no debe haber riesgo de fuga, acceso a fríos o calores extremos, entre otras condiciones menores. Asimismo, tienes que poseer enlace (aunque de manera bien diferenciada) a la electricidad, al agua fría y una posibilidad de desagüe lo bastante correcta. Si cumples con esos requisitos, puedes dar por hecho que has hallado el sitio de tu lavadora.
  • Quitar los tornillos de transporte: Estos suelen existir para concretar un buen traslado de la lavadora antes de ser instalada, pero deben ser quitados. Con una llave inglesa o un destornillador basta. Los huecos que quedan son recubiertos con tapones específicos.
  • Nivelas a la lavadora: Toda lavadora, naturalmente, cuenta con patas de nivelación. Debes ajustarlas y calibrarlas para que la superficie de la lavadora se halle lo más lisa o nivelada posible. Lo más normal es que si las giras en sentido horario se bajen y si lo haces de manera antihoraria se levanten. Si quieres perfeccionar la nivelación puedes usar el clásico nivel del carpintero. Este paso es muy importante no solo para el mecanismo eléctrico, sino para el cargado y descargado de agua.
  • Conectarla a la luz y al agua: Una lavadora es un instrumento complejo, precisamente porque trabaja con electricidad y con agua. Por eso, debemos garantizar una correcta conexión a la red eléctrica (mejor si cuenta con un interruptor para apagar), una conexión de agua para que ingrese al tambor y otra de descarga para que justamente se drene el líquido. Respecto a esto último, la conexión se hace algo más simple si cuentas con un fregadero próximo para desagotar, de lo contrario tendrás que tener un orificio de desagüe clásico.

Imagen de la conexión de agua para la carga

Conexión, pero en este caso del desagüe.

  • Prueba a tu lavadora: En este punto hay debate, ya que para algunos se puede emplazar ropa, con detergente incluso y siempre que lo observemos de cerca no tendría que ocurrir nada (en todo caso, se apaga ante algún desperfecto). Sin embargo, otros, algo más precavidos, aclaran que el primer lavado debe ser solo con agua el tambor, sin recurrir a vestimentas o detergentes. Es la mejor forma de vislumbrar si los mecanismos eléctricos funcionan de manera idónea.
  • Revisa las mangueras de suministro de agua: Muchas veces ocurre (o casi siempre), que la manguera de desagote al igual que el cable de la conexión eléctrica vienen con el nuevo lavarropas o lavadora, pero no es así con la manguera de suministro de agua. Si es muy vieja, lo más conveniente es revisarla y si está desgastada (antes de divisar una filtración) cambiarla. Existen mangueras específicas que soportan una gran presión de agua y son la mejor opción en estos casos.
  • Deshazte de la lavadora vieja: En el caso de que tuvieras, se da por hecho que debió ser correctamente desinstalada. Lo que sigue, naturalmente, es su retiro que solo puede hacerse en forma correcta a través de un punto limpio, en el sitio donde la compraste, en la casa de algún interesado o un lugar con objetos usados en venta.
Mirar aquí  ¿Cómo construir una chimenea?

Tutorial para la instalar correctamente una lavadora

Vota este Artículo